sábado, 4 de junio de 2011

Superpoderes

Nunca creí en los superpoderes. Me parecieron siempre una forma del ser humano de encontrar más motivos por los que creerse importante y superior en un mundo en el que no hay ningún ser más importante y superior que el ser humano, y por supuesto las marmotas, que no me engañan ni un segundo con su acto de "soy un animal inocente y raro". Sigan así, cuando me dejen volver a entrar al zoológico van a ver.

Animales genocidas al lado, decía que no creía en los superpoderes. Hasta ahora. Verán, tengo un superpoder.

Es difícil explicar o comprender como, y cuando surgió este poder y me encantaría tener un accidente, o un contacto con algún animal radioactivo al que culpar, pero lamentablemente no tengo nada de eso. Ni siquiera sé la fecha exacta, sólo sé que empezó hace unos meses.

A esta altura he hecho tanta introducción que deben estar locos por saber cual es, y estoy seguro que se van a decepcionar, a lo que les digo "cuando ustedes tengan un superpoder mejor que el mio vengan y vean como me chupa un huevo". Y ta, ahí lo tienen. mi superpoder es que siempre que uso una expresión muletilla, esta se vuelve cierta.

Ejemplifico, para aquellos que aún no han entendido. Yo te digo "andá a cagar" y te vienen ganas, te digo "que hijo de puta" y tu madre agarra la cartera y encara para bulevar.

Esto ha hecho que me tenga que cuidar mucho de mis expresiones. Todavía sigo pagando por esa vez que dije "el automovilismo me chupa un huevo", y me excomulgaron de la iglesia gracias a que un "me cago en dios" cuando me agarré el dedo con el martillo me ha ocasionado una diarrea explosiva cada vez que veo un crucifijo.

Igual lo más raro que me ha pasado fue en la clase de inglés. Estábamos rompiendo las bolas (que suerte que cuando las escribo no pasa nada) antes de arrancar la clase y tiré un "fuck you". Todavía no estaba al tanto de mi superpoder, por lo que podrán imaginar mi sorpresa al presenciar a todos mis compañeros y compañeras empezar a masturbarse frenéticamente ahí mismo en el salón. Obviamente me uní a ellos. No solo porque me puso re cachondo sino también para pasar desapercibido. Me daba cuenta que era el comienzo de algo grande.

Pero no, más allá de algunos chascarrillos y bromas, y alguna que otra sesión de "Fuck you" en el ómnibus o el estadio, no mucho ha cambiado en mi vida desde entonces. Ven? ahí es donde los comics le erran. Siempre que alguien descubre que tiene un superpoder o se vuelve superheroe o supervillano. Yo soy ayudante de panadero. Ni superpanadero, ni panadero. Y capaz que hay más como yo y el mundo no lo sabe. Por eso escribo esto. a ver si por lo menos sale un grupo en facebook o un asado o algo. Ustedes dirán.

4 comentarios:

Patty dijo...

¿Para unirme al grupo tengo que tener el mismo superpoder que vos o con tener cualquier otro y ser una persona anónima alcanza?

Cecile Fernandez dijo...

Yo también tengo un pareciiido:
Cuando usan expresiones así me las imagino.
El ejemplo más ejemplificador de ello es ( que usan amigos acá en Santa fe y que pueda que no conozcas) No cagues la verga...
A modo de decir, no rompas los huevos, no hinches las bolas...
Entonces para mi es inevitable imaginar eso...

Lo mismo con infinidad de cosas:
Anda a la mierda( un campo de mierda y la persona ahi entre la mismísima mierda)
Chupame un huevo/la concha( un asco)
Andá a cagarrr
y demases cosas que son menos irreproducibles
Lo peor es que la gente no me cree pero bueno.

En fin... lo tuyo es peor, claro

Buena semana

Gonzalo Goldschein dijo...

Como todos los poderes, es una maldición y una bendicion. "Winner winner chicken dinner" es una frase hecha. anda con esa al casino y la hiciste. Y si no, consultar wikiquotes!!

yoquemebusco dijo...

¿cómo es que no había leído esta entrada?
Seguro yo no tengo ningún superpoder, si no, ya me habría dado cuenta ¿no? Igual sigo intentando.

¡salú!

Lucía