lunes, 14 de abril de 2008

Efecto dominó.

Como psicólogo social me mandan a oficinas y lugares de trabajo a crear un sentimiento de hermandad entre los trabajadores. Muchas empresas gastan millones en los llamados "corporate retreats" o retiros corporativos, en los que los oficinistas pasan un fin de semana compartiendo actividades tales como canotaje, fogatas, y montones de otras actividades. La idea es que hacerlos hacer cosas divertidas entre ellos los va a unir. Pavadas.

Yo soy la alternativa económica.

Mi taller, porque no me dejan llamarlo retiro, dura sólo unas horas, pero está completamente garantizado que una vez terminado sus trabajadores serán más unidos y respetuosos entre sí. Y puede olvidarse también de los amores de oficina, grandes matadores de la productividad.

Como jefe y potencial cliente pasaré a contarle en que consiste mi taller. Obviamente usted no podrá filtrar nada de esto a sus trabajadores porque invalidaría el ejercicio.

Usted les mostrará un folleto con la foto que le adjuntaré, y les prometerá un fin de semana lleno de actividades costeadas por la empresa. Llegarán el viernes a la noche donde serán agasajados con una cena de bienvenida. La cena estará narcotizada (no se preocupe, usamos sedantes muy leves), y a la medianoche terminarán todos completamente dormidos alrededor de una fogata. En ese momento, mis asistentes ubicarán a sus empleados para garantizar un perfecto efecto dominó, la clave de mi tratamiento.

Usted, como hombre de mundo, debe conocer que cuando a una persona dormida se le sumerge la mano en agua tibia afloja sus esfínteres haciendo que se orine encima sin remedio. Esto sucederá la noche del viernes. Le sumergiremos la mano en agua tibia a uno de sus empleados, que por la forma en la que fue colocado se orinara en la mano de otro, y así sucesivamente hasta dar toda la vuelta y terminar en el primer empleado. Al despertar todos enontrarán sus manos orinadas por otro, mientras que ellos mismos serán responsables de orinarle la mano a un compañero. El sentimiento grupal de vergüenza y el irrefrenable deseo de que esa noche pase al olvido los hará 45% más productivos, además de que la experiencia creará un lazo inquebrantable de hermandad entre sus empleados. Y todo sin cederles un segundo de diversión, como tiene que ser.

13 comentarios:

karen dijo...

No es por alimentarte el ego, pero sós un genio!!!

No le encuentro fallas al taller y su metodología, que mejor manera para unir un equipo que la vergüenza colectiva...

Solo espero nunca tener que asistir a uno así...

tan versátil como acústica dijo...

yo creo que es mucho más efectivo, si les das mucha alegría desearán seguir "alegrándose" juntos y por ende no trabajarán. en cambio con verguenza no querrán ni levantar la cabeza de la tarea, y siempre se sentirán en deuda con aquel que mearon.

YosoyineS dijo...

Excelente!! Me cagué de risa, no me la vi venir :D

Besotes!

sirako dijo...

a mí como que me excita que me meen la mano... ¿funciona de todos modos?

¡Jotapé! dijo...

Si un compañero me mea la mano, le cago en el pecho.

Es más, a la secretaria de la oficina ya le he echado una caqui..

Eh...mhh...ehh...no, nada.

Las3Musas dijo...

Seguimos con la etapa anal. Dios mio.

:)
besote sin pis
musa

luciana salazar en vivo, desde tvr dijo...

yo cuando meo me bajo la bombachita y es como que me ponen todos más atención.

JuanT dijo...

¿ Y ninguno de ellos se va a querer ir de la oficina y nunca volver para no tener que verles las caras a los demás compañeros?

Te diría que sos un genio, pero estás medio transtornado che

Mistique dijo...

No podés ser tan chanchoooo, por dió!!
Jajajja...

qgl.- dijo...

mmm sumame al staff para acomodarlos!!
pero una duda... como vas a hacer con el taller de tu empresa?? ya conocen el truco...

luciana salazar, en vivo desde tvr dijo...

yo conozco el truco, y no por eso deja de gustarme.

Fénix dijo...

jajajaja asquerosamente gracioso :P. buen final, mis esfuerzos por adivinarlo no resultaron...ni ahí. salutes

la falsa tortuga dijo...

Muy bueno, la palabra domino lo es todo. jajajajaja, de verdad, que divertido.