lunes, 4 de diciembre de 2006

Adios a una grande

Salvadora de reuniones sociales en decadencia, motivo de burla por parte de profesores en exámenes, nunca supe como hacía para resolver misterios.
Cuando se trataba de mi vieja cédula nunca supe si se reían conmigo o de mi, lo que sí es cierto es que siempre provocaste una sonrisa, ya fuera por el pelo corto con raya al medio, la ausencia de bello facial o la mirada de inocencia que siempre pertenece a un tiempo anterior.
Pasó sus últimos instantes en la D.N.I.C. antes de pasar a ser basura burocrática.



Su reemplazo no le va a llegar a sus talones por mucho tiempo, pero tiene mucho mayor potencial, ¿saben por qué? La calvicie es hereditaria.

3 comentarios:

Diay dijo...

Q edad tenías cuando te sacaste esa cédula? nada que ver a tu actualidad, ¿Te depilabas las cejas? ¡DIOS MÍO LO QUE PUEDE HACER EL TIEMPO!Pa yo no creo que esa foto sea tuya... Pa mi que pusiste la foto de otro para hacerte el way!!!
Para dar más información estaría bueno que pusieras también una foto de tu cédula actual. :)

>> a l e x i s dijo...

Pa, ni me recuerdes lo de la calvicie que a mí también me va a llegar mi hora =(

Anónimo dijo...

no soy vengativa, y soy una dama, así que no insultaré: muy bonito ambas veces,
anónimo.

(no haría mi confesión ante el gran público)