miércoles, 14 de abril de 2010

Situación Límite

Tenés muchísimas ganas de ir al baño. Además de haber tomado más agua de la habitual tu lugar de trabajo está a un piso del cuarto de baño por lo que la pereza te hizo esperar hasta que ya era francamente insoportable.

Trabajar en una fábrica de fuentes no ayuda al problema, los chorritos constantes de las fuentes en la cinta transportadora invitan la lluvia dorada, pero como un maestro del autocontrol logras superarla.

Subes los veinte escalones uno a uno concentrado en que la fuerza de tus pisadas no inviten a la gotita traicionera a arruinarlo todo.

Ya estás en el piso del baño, velozmente te diriges hacia el cuarto de baño. Te llama la atención que la oficina del dueño tenga la luz prendida, generalmente él se aparece por la mañana, y este es el turno de la noche, además de tu mismo, el otro empleado es el guardia de seguridad, o algún fabricante de fuentes que se haya quedado haciendo horas extras. Se te ocurre la posibilidad de que un ladrón haya burlado al guardia de seguridad y esté buscando dinero, y te propones investigar ni bien termines de desagotar tu vejiga. No es como que vaya a encontrar mucho dinero tampoco, el negocio de las fuentes viene bastante mal desde que la gente descubrió que no sirven para nada, y el dueño ha estado desesperado en busca de inversores.

Llegas a la sala de descanso, solo una puerta te separa del tan necesitado inodoro. Para no perder tiempo empiezas a desabrocharte el pantalón, bajarte la ropa interior mientras transcurres esos últimos pasos. Abres la puerta y aliviado por haber llegado le das la orden a tu cuerpo de que dinamite la represa, ya vas a poder apuntar el chorro en los pasos que faltan.

En el instante entre que le das el ok a tu cuerpo y el orín salga disparado te das cuenta de algo horrible. Tu jefe, el dueño de la fábrica de fuentes se mató de un tiro sentado en el inodoro. Las moscas que lo acompañan sugiere que fue hace ya un rato. Imágenes cruzan tu mente de problemas financieros y ese señor de bigote con cara de mafioso que había "invertido" en las fuentes de fuentes (ah, si, el dueño de la fábrica se apellidaba fuentes) y ahora todo cerraba, el por qué de la luz encendida tan tarde, el porqué Fuentes había empezado a venir en taxi, y no había manera de que Manolo el guardia supiera que él seguía acá siendo de un turno distinto al del guardia que está en la mañana, y el reciente interes del señor Fuentes por las armas de fuego.

Te espera una noche de policías, forenses, declaraciones, llamadas de madrugada a directivos de la fábrica que no van a estar muy contentos y probablemente preparar tu curriculum. Pero ahora mismo tenés un problema más inmediato. TE ESTÁS MEANDO.

Ya no hay manera de contenerlo, al haberle dado el ok, el orín ya pasó el punto sin retorno de la uretra y empezará a emanar en cualquier momento.

Que haces?

A- Te acomodas en el huequito que dejó el cadáver y tratas de embocarle al inodoro

B- Haces ahí parado como estás, la policía, la esposa de fuentes y los directivos de la fábrica comprenderán que era inevitable que llenaras el lugar del siniestro con todavía más olor del que ya hay

C- Le haces arriba de fuentes, se lo merece por estar en la línea de fuego, aparte te debe el vacacional del 2008

D- Buscas la manera de que caiga de lado y haces tranquilo. Después le explicaras a la policía que aunque le faltaba media cara trataste de reanimarlo.

6 comentarios:

Belugar dijo...

A. definitavamente A. soy bueno embocandola donde sea

Patto dijo...

x: en la pileta en la pileta!!

Not just a moustache dijo...

índice y pulgar tomando el prepucio como si estuvieses intentando que el aire no se escape de un globo.
¿Quién no lo ha hecho alguna vez para que la presión del orín, limpie una derrapada que nos da asquito sacar con la escobilla?
Ah, nadie? No, no. Yo tampoco

y no se... si sos judío, cualquiera de las opciones que propusiste te llevarían al mismo camino: "culpable"

FREEGOLITO dijo...

Jajaja, ¿No sabes si la fábrica estaba en Oriñon? Reanimarlo, reanimarlo!

Hybrid Willow dijo...

Voy por la c...

Dado que los festejos por el día de los trabajadores alimentan en mí la furia contra cualquier patrón-empresa

tan versátil como acústica dijo...

a la pileta. igual hay ocasiones en las que es válido pillarse encima.