domingo, 10 de agosto de 2008

202 (inteligente juego numérico dado que es la segunda parte de 200 (o sea 200 - 2) onomatopeya conmemorativa, la puta que aguanta caract

Para dormir a un elefante se necesitan tres cosas: Un chupete gigante, un sonajero de coco y saber cantar un poco. Una cagada que no me lo hubieran explicado antes de adoptar al ladilla de Trompita. El maldito no se quería dormir. El sonajero lo encontré en la feria de tristán narvaja, pero desde que el gigante de las habichuelas mágicas se hizo gay no hacían más chupetes gigantes, los que habían estaban en remates, y salían carísimos.

No andabamos bien, la indemnización de la farolera por el accidente todavía no había entrado, y con trompita moviendole las orejas a cada rato no estaba en condiciones de trabajar.

Conseguí un trabajo. Parece que una chiva se había escondido y el terrateniente la quería sacar, entonces le paga a un palo para que la saque, el palo va, pero la chiva lo llena de ideas de consejos de salarios, sindicatos y huelgas y al final el palo no quiere sacar a la chiva hasta que se revea su situación laboral. El terrateniente, hijo de puta como todos los terratenientes, se la jura al palo y contrata al fuego para quemar al palo, el fuego va y en el último segundo recuerda a todos sus antepasados que ardían en los fogones artigustas. Resultado: ¡tampoco quiere!. Rabioso, el terrateniente le paga un fangote de guita al agua para matar al fuego traicionero, y adivinen... el agua tampoco quiso matar al fuego, se acordaba de cuando la quisieron privatizar. Llamó a una vaca para que se tomara el agua el muy gil. La vaca tampoco quiso tomarse el agua... pero estaba entre eso o terminar siendo "asado del pepe". Así que se la tomó. Yo trabajé para el tio del primo de ese terrateniente, en un reparto de papas noisette.

Para hacer la historia corta el reparto de papas noisette estuvo plagado de aventura, situaciones en las que la única salida era tener sexo con 200 mujeres salvajes hasta dejarlas exhaustas y así poder escapar, nueve situaciones diferentes e impactantes en las que estuve a punto de morir pero que en el último segundo me salvaba, muchos trabajos con la mafia, dos viajes a la luna, y tratos con la KGB y la CIA. Pero me embola hablar de todo eso ahora, solo lo cuento porque ahí fue cuando conocí a itsi bitsi araña.

Fin de la parte 2

13 comentarios:

Facundo dijo...

itsi bitsi araña tejió su telaraña...

y el payaso longaniza la rompio por una pizza

el pizzero vio los huevos, y itsi bitsi se comió unos carneros

la chivita, perdiendo a sus hijos, le tiro todos sus higos

itsi bitsi se murió, y el funebrero no pasó

sirako dijo...

te envidio cada día más, a ti y a indiana jones.

Renton dijo...

He entendido algunas frases, yujuuuu!

:D

JuanT dijo...

Definitivamente, esto va marcando el fin del blog.

El trabajo con químicos está consumiendo las últimas neuronas vivas del pobre escritor del blog, que va perdiendo cada vez más la coherencia.

Aunque, derepente, esto marque el inicio de "Hipopótamos Lisérgicos", quién sabe.



(muy divertida esta parte :)

a l e x i s dijo...

Me sorprende tu capacidad para recordar canciones infantiles.
Yo creo que hasta hace tres o cuatro años atrás no tenía memoria y por eso es que no recuerdo todas esas cosas de mi infancia.
Y más sorprendente es cómo de una canción tan simple se puede hacer un texto así, que es un poco lejano del original, pero está bastante bien.

Patto dijo...

Esto debe ser enmarcado en bronce!

Mistik dijo...

Buenísimo... Sos el Monty Python de lo infantil.

tan versátil como acústica dijo...

yo trabajaba en un reparto de papitas, hasta que empezaron a entregarlas ya fritas, y me echaron porque me comía el reparto.

p.d.: tomá nota de los consejos literarios de alexis, es un destacado y dijo que está "bastante bien".

luciana salazar, en vivo, desde tvr dijo...

Alexis necesita cositas que le hagan acordar a la infancia.

Renton dijo...

Luciana:
Alexis necesita cositas que le hagan acordar a la infancia

Y un psiquiatra que le explique por qué se acuerda de esas cosas tan raras de su infancia...

:|

Ava Gardner dijo...

para dormir a una diva se necesitan ... besiiiiitos (y bombones)

Julián dijo...

Ava Gardner está buscando lo que en mi barrio se conoce comúnmente con el nombre tan prosaico de "pan de carne".
Ah, no... ¿dijo bombones?

Cuidate Luis Eduardo, los elefantes y los hipopótamos son hermanos de sangre (tpo como en la cárcel que se tajean donde va la pulsera y se entremezclan el fluido ese).

Anónimo dijo...

You have to express more your opinion to attract more readers, because just a video or plain text without any personal approach is not that valuable. But it is just form my point of view